El andén (1957)

El andén, 1957

En un canal especializado en cine español de los que emiten vía satélite, aparecía programada para esta película un película de tan ferroviario título. Así que no pude reprimirme, programé su grabación ya que la emitían en un horario intempestivo. Y esta sobremesa la he visto. Total 70 minutitos de cine patrio en blanco y negro y cuya acción transcurre en un 90% en una estación de tren, dirigido por Eduardo Manzanos Brochero.

Nos encontramos en un pueblo ficticio de Castilla durante los años 50. La maravilla tecnológica de la época es el Talgo, tren de diseño español que daba prestigio a la casposa Renfe de posguerra. Y este tren pasa regularmente, a gran velocidad y sin parar nunca, por la estación del pueblo, lo cual congrega a todo el vecindario, constituyendo el acontecimiento social por excelencia, donde todos se relacionan entre sí. El jefe de estación (Jesus Tordesillas) es un veterano funcionario que lleva 40 años en el puesto. Vive con su guapa sobrina (Marisa de Leza), y le acompaña en el trabajo un joven factor un poco desastrado y buen jugador de cartas (José Luis Ozores). En el pueblo hay tensión por la construcción de un ramal ferroviario que servirá a la serrería del pueblo, principal fuente de riqueza del lugar, que dejará sin trabajo a los carreteros que acarrean los troncos recién cortados en el monte para su procesado. Además, el cabecilla de los carreteros (José Bódalo) está coladito por la sobrina del jefe de estación, que tambien es pretendida por el refinado ingeniero que dirige la obrar ferroviaria. Por lo tanto, la rivalidad es doble. Mientras tanto, el jefe de estación recibe la notificacion de su jubilación forzosa. Y mientras media entre todas las partes en conflicto, toma la decisión de parar al Talgo por una vez en la pequeña estación rural, para que sus vecinos puedan admirar la maravilla tecnológica de cerca.

Ferroviariamente, el interés es evidente. Aunque no se ven planos generales de la estación, lo que me hace suponer que no está rodada en una instalación ferroviaria real, sí que aparecen imágenes de diversos vehículos sobre railes muy venerables. El primero de todos uno de los tradicionales correos con algunos “costas”, coches de madera heredados por Renfe de la antigua MZA, y una locomotora-ténder que no puedo identificar, probablemente alguna 141, y que aparece circulando con el depósito de combustible y agua por delante. Además de otros sin facil identificación, la estrella del filme es el Talgo II (ver imagen del conservado en el Museo del Ferrocarril de Delicias), primer modelo de Talgo en servicio comercial, que en aquella época hacía el trayecto entre Madrid y Hendaya a la “vertiginosa” velocidad máxima de 120 km/h.

Cinematográficamente, la película no es gran cosa. Aunque no de forma muy descarada, no deja de formar parte del cine “oficial” de la época, donde en los sencillos pueblos castellanos todos son nobles aunque un poco brutos, con gran respeto al cura, con un alcalde más o menos chusco, y muy buen corazón y sentimientos. Y muy trabajadores. Y con patrones que quieren mucho a los brutos de los obreros pobres. La utopía franquista por excelencia. Pero apetece ver a intérpretes ya desaparecidos, como Bódalo, a quien vi decenas de veces en el Estudio 1 de mi infancia, o a al mejor de los Ozores de la época. Si alguien quiere ver algo con enjundia que se busque la ya comentada en estas páginas Los jueves, milagro.

Para cualquier comentario mándame un mensaje.

Un pensamiento en “El andén (1957)

  1. Andrés dice:

    Creo que se rodó en la estación de Ujo, en Asturias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: