Archivo del Autor: ccwebm

El niño 44 (2015)

Child 44 (2015)

Película reciente dirigida por Daniel Espinosa, que sin tener un tema ferroviario específicamente, se desenvuelve continuamente en un ambiente ferroviario, y en la que los ferrocarriles son de alguna forma un actor de reparto absolutamente necesario para el desarrollo de la trama, por lo que la traigo a mi colección CineTren.

La MGB en acción represiva, buscando "enemigos" del estado.

La MGB en acción represiva, buscando “enemigos” del estado.

Sinopsis

Leo (Tom Hardy) es un huérfano ucraniano de las hambrunas provocadas por Stalin en los años 30 que, como consecuencia de su desempeño durante la Gran Guerra Patria (como llaman los rusos a la Segunda Guerra Mundial), ingresa en el MGB, ministerio de seguridad interior soviético antecesor de la KGB. Casado con una inteligente y guapa maestra, Raisa (Noomi Rapace), caerán en desgracia coincidiendo con el asesinato de un niño en el entorno de las vías del ferrocarril, hijo de un familiar, en un país donde oficialmente el crimen no existe. Desterrados de Moscú a una ciudad industrial en insalubre cerca de los Urales, Leo entrará a trabajar como policía para un veterano general, responsable de la seguridad en el lugar, Nesterov (Gary Oldman), encontrarán un caso similar al del niño anterior, y tras escarbar un poco verán que hay decenas de estos niños, asesinados en el entorno de las estaciones y vías del ferrocarril en los trayectos entre la ciudad de destierro, Moscú y una tercera ciudad industrial, donde suponen que puede estar el asesino. Pero nada será fácil porque la MGB sigue acechando el destino de Leo y Raisa.

Un niño junto a las vías del ferrocarril acechado por un misterioso tipo... la base de la intriga policial.

Un niño junto a las vías del ferrocarril acechado por un misterioso tipo… la base de la intriga policial.

Interés ferroviario

El ferrocarril ha sido una pieza fundamental en el desarrollo del Imperio Ruso/Unión Soviética/Federación Rusa. Las inmensas distancias exigen una red ferroviaria que sin ser muy densa sí que alcance a lugares muy remotos del país y permita el transporte de personas y mercancías por el inmenso país. Si durante la Guerra Mundial fue fundamental para llevar y reinstalar las fábricas soviéticas en retaguardia y para mover tropas y suministros, en la posguerra siguió siendo fundamental en el funcionamiento de la planificada economía soviética.

El material ferroviario con el se rodó en la República Checa.

El material ferroviario con el se rodó en la República Checa.

Desgraciadamente, también fue el elemento usado para el movimiento masivo de personas de un punto a otro del descomunal país, muchas veces en contra de su voluntad y con efectos represivos, punitivos o simplemente para controlar a la población, con reasentamientos forzados de grupos étnicos. En este ambiente de la época estalinista, con unos ferrocarriles poco desarrollados técnológicamente, basados en el carbón y el vapor, nos movemos a lo largo de los largos 137 minutos que dura esta película.

No obstante, la película ha sido rodada en la República Checa, con material ferroviario de este país, que puede ser de origen soviético no obstante.

Aventuras del matrimonio protagonista a bordo de los trenes soviéticos.

Aventuras del matrimonio protagonista a bordo de los trenes soviéticos.

Interés cinematográfico

Limitado. El interés cinematográfico de esta producción con pretensiones es limitado, porque se ve aquejada de una serie de importantes debilidades. Rodada en la República Checa, técnicamente es correcta, con una buena ambientación, aunque habrá quien encuentre diferencias entre los paisajes checos y los que quieren representar de la época soviética. Hay que decir que la película tuvo muy mala recepción por parte de las autoridades rusas, que la censuraron en sus cines, prohibiendo su exhibición, permitiendo sólo su distribución en el mercado doméstico. Es curioso, porque el tema fundamental de la película, más allá de su trama policíaca es el ambiente autoritario, de terror, con caracteres auténticamente orwellianos, propios de la época de Stalin. No parece que los rusos hayan aprendido mucho desde entonces. Sin embargo, se quejan de que la película deja en mal lugar al pueblo ruso.

Policía y general comenzarán teniendo una relación difícil hasta que se vayan entendiendo.

Policía y general comenzarán teniendo una relación difícil hasta que se vayan entendiendo.

Por lo demás, la película resultaba atractiva por su reparto… que parece un poco perdidos en ocasiones, ante una trama policíaca mal ejecutada, y con absurdas decisiones como hacer hablar a los intérpretes, que no son rusos, en inglés pero con acento ruso ¡¡?? Pero bueno,… ya sabemos que son actores y actrices anglófonos, y que están interpretando a rusos… pero a qué viene lo del acento. La película se hace larga, innecesariamente, y determinados elementos de la resolución no resultan satisfactorios. Es una pena, porque había material de base para hacer una película muy interesante.

Particularmente no la recomiendo salvo a los aficionados extremos a este género de historias, propias de best-sellers literarios de intriga y factura más o menos prefabricada. Yo no le doy más que 2 estrellas: **.

Tradicional escena de estación antes de la partida del tren entre un matrimonio en el que hay menos franqueza y verdad de lo que parece. El miedo del estado totalitario puede llegar hasta la alcoba.

Tradicional escena de estación antes de la partida del tren entre un matrimonio en el que hay menos franqueza y verdad de lo que parece. El miedo del estado totalitario puede llegar hasta la alcoba.

El ferroviario (1956)

Il ferroviere (1956)

Tengo la sensación de que esta película tendría que haber aparecido en la colección CineTren con anterioridad. Tanto por su tema como por su calidad. Pero quizá el cine italiano es uno de los grandes desconocidos en España, y muchas de sus más interesantes películas pueden ser desconocidas para el público español. Vamos a ver si podemos paliar un poco esta situación con el comentario de esta película dirigida y protagonizada por Pietro Germi.

Sandrino acude a recibir a su padre a la estación, al pie de la impresionante locomotora del tren rápido procedente de Milán.

Sandrino acude a recibir a su padre a la estación, al pie de la impresionante locomotora del tren rápido procedente de Milán.

Para Marcucci, la taberna, donde es muy popular, es más atractiva que el ambiente de su casa.

Para Marcucci, la taberna, donde es muy popular, es más atractiva que el ambiente de su casa.

Sinopsis

Es el día de Nochebuena, y Andrea Marcocci (Pietro Germi), maquinista de trenes rápidos de los ferrocarriles del estado italianos llega a la estación de Roma donde le espera su hijo pequeño, Sandrino (Edoardo Nevola). En casa les esperan para cenar su mujer Sara (Luisa Della Noce), su hija embarazada Giulia (Sylva Koscina) con su yerno y su hijo adolescente Marcello (Renato Speziali). Pero antes se entretendrá en la taberna con los amigos del trabajo. Es un buen y dedicado profesional, pero bebe en exceso. No llegará a tiempo de ver a su familia en casa, y Giulia perderá al hijo que espera. A partir de ahí todo irá mal para Marcocci. Discutirá con sus hijos mayores, que dejarán de hablarle y abandonarán la casa. Sufrirá un accidente por un suicida en las vías, y un error en un semáforo que por poco le cuesta caro. Le degradarán. Y también estará a punto de agredir seriamente a su mujer. Su salud también se está debilitando.

Giulia, interpretada por la guapísima Sylva Koscina, se vio obligada a casarse con Renato por quedarse embarazada, Pero no es feliz a pesar de las atenciones de este. Además, hay otro...

Giulia, interpretada por la guapísima Sylva Koscina, se vio obligada a casarse con Renato por quedarse embarazada, Pero no es feliz a pesar de las atenciones de este. Además, hay otro…

Con el abandono del hogar de los dos hijos mayores, sólo el matrimonio y el pequeño Sandrino comparte la mesa.

Con el abandono del hogar de los dos hijos mayores, sólo el matrimonio y el pequeño Sandrino comparte la mesa.

Interés ferroviario

Estamos en la posguerra italiana. El país apenas se ha recuperado todavía de las consecuencias del fascismo y el conflicto mundial. Hay contrastes llamativos. Marcucci conduce una potente locomotora eléctrica de la serie E428, destinadas al servicio de los trenes rápidos, los más prestigiosos. Pero en las ciudades, por las calles, todavía se pueden ver las viejas “cafeteras” de vapor realizando maniobras con el material ferroviario o sirviendo los apartaderos industriales.

Marcucci en la cabina de conducción de la locomotora eléctrica con su compañero Gigi. Muchas horas de conducción, con tensión, y con tiempo bueno o malo.

Marcucci en la cabina de conducción de la locomotora eléctrica con su compañero Gigi. Muchas horas de conducción, con tensión, y con tiempo bueno o malo.

En las calles de Roma todavía se pueden ver pasar las viejas "cafeteras" realizando maniobras.

En las calles de Roma todavía se pueden ver pasar las viejas “cafeteras” realizando maniobras.

También hay inestabilidad social. Se producen huelgas. Los ferroviarios en general, y los maquinistas en particular, tiene gran capacidad de conseguir repercusión con sus protestas. Pueden paralizar el país. Los ferroviarios son trabajadores del estado, pero tampoco están contentos con sus condiciones de trabajo, o hay tensiones entre los sindicatos y el gobierno. No siempre los ferroviarios sienten que los sindicatos les apoyan adecuadamente. Un maquinista de prestigio puede cobrar un buen sueldo, pero el maquinista de una vieja “cafetera” tendrá un salario justo para mantener a la familia.

Degradado por sus errores, Marcucci tendrá que volver a conducir las viejas "cafeteras", lo cual aumenta su frustración.

Degradado por sus errores, Marcucci tendrá que volver a conducir las viejas “cafeteras”, lo cual aumenta su frustración.

Una huelga le permitirá volver a conducir un prestigioso tren rápido, pero le llevará al ostracismo social de sus vecinos y compañeros.

Una huelga le permitirá volver a conducir un prestigioso tren rápido, pero le llevará al ostracismo social de sus vecinos y compañeros.

Interés cinematográfico

Leo que las críticas fueron tibias en su momento, aunque la película tuvo éxito de público. Plenamente integrada en los modos del famoso neorrealismo italiano, sin embargo se le acusó de tener un tono moralista relativamente conservador. Se le comparó con las historias del escritor Edmondo De Amicis. Quizá haya algo de eso, pero en líneas generales a mí me ha parecido una película muy muy apreciable, tanto en su realización como en sus interpretaciones. Y si ciertamente con posterioridad ha sido revalorizada es por méritos propios. Como curiosidad, tenemos a la guapísima Sylva Koscina en uno de sus primeros papeles. Un actriz muy joven en ese momento, probablemente una de las actrices más bellas de la historia del cine italiano y mundial, nacida croata aunque de padres de diversas nacionalidades, que no lo hace nada mal, y que sin embargo acabó haciendo un cine casposo, entre el peplum, el cine de terror, y las versiones italianas del cine de destape. Una pena.

Yo creo que esta película merece la pena ser vista y le doy 4 estrellas: ****.

Extrañado de su familia, amigos y compañeros, a Marcucci tal vez se le presente alguna ocasión para volver a los tiempos felices... ¡o quizá no! Tendréis que ver la película.

Extrañado de su familia, amigos y compañeros, a Marcucci tal vez se le presente alguna ocasión para volver a los tiempos felices… ¡o quizá no! Tendréis que ver la película.

The Railway Man (2013)

The Railway Man (2013)

Animados por los nombres del reparto y algún otro detalle, aunque con unas expetactivas moderadas, nos vamos a ver este filme en versión original, motivo por el cual conservo su título original en inglés. En la cartelera española es posible encontrarlo doblado al castellano bajo el anodino e insulso título Un largo viaje.

Dirigida por el infrecuente Jonathan Teplitzky, por su temática ferroviaria que se encuentra presente a lo largo de todo el metraje de la película, la incluiré también en mi colección de películas sobre la historia del ferrocarril, CineTren.

El protagonista de la película recorriendo las rutas de los ferrocarriles británicos en el norte de la isla.

El protagonista de la película recorriendo las rutas de los ferrocarriles británicos en el norte de la isla.

Sinopsis

La película nos cuenta la historia de Eric (Jeremy Irvine joven; Colin Firth maduro), soldado del cuerpo de transmisiones británico durante la Segunda Guerra Mundial, que es hecho prisionero como consecuencia de la rendición de Singapur, y que como tantos otros fue llevado a trabajar en el Ferrocarril de Birmania, el mismo que el del famoso puente sobre el río Kwai. Comparados con otros de sus compañeros, por sus capacidades como ingeniero lleva una vida menos penosa, hasta que es descubierto el receptor de radio casero que han construido para conocer lo que pasa en el mundo. Es sometido a tortura por el Kempeitai, especialmente bajo la batuta de un presunto traductor Nagase (Tanroh Ishida joven; Hiroyuki Sanada maduro). Tras la guerra, vive una existencia tranquila en Escocia, relativamente solitario aunque en contacto con algunos de sus compañeros como Finlay (Sam Reid joven; Stellan Skarsgård maduro). Su afición son los ferrocarriles en todos sus aspectos, y en uno de sus viajes conoce a Patti (Nicole Kidman), de la que se enamora y se casa. Pero el síndrome de estrés postraumático está presente y la vida del matrimonio se hace difícil. Al final será una drástica acción de Finlay, la que le llevará a afrontar el pasado. Viajará a Birmania para confrontar a Nagase.

El encuentro del protagonista con la chica en un coche de primera clase en dirección hacia Escocia.

El encuentro del protagonista con la chica en un coche de primera clase en dirección hacia Escocia.

Interés ferroviario

Dos consideraciones a realizar a este respecto. Por un lado, el mencionado Ferrocarril de Birmania, línea ferroviaria ya planteada por los británicos para unir Tailandia con Birmania, y esta con la India, con una consideración de importancia estratégica. Sin embargo, las condiciones de trabajo en medio de complicadas selvas tropicales y con una orografía compleja hubiera supuesto una morbimortalidad para los trabajadores que no se consideraba aceptable ya, incluso para la flexible ética del Imperio Británico en sus colonias. Pero que no impidió que el brutal concepto japonés de la guerra y del tratamiento que daban a los prisioneros y a las razas que consideraban inferiores lo pusiese en marcha. Un ferrocarril que hoy en día existe y permanece, siendo de utilidad aunque de triste de recuerdo.

Los prisioneros de guerra formados para montar en el tren que les llevará al inhumano trazado en construcción del ferrocarril de Birmania.

Los prisioneros de guerra formados para montar en el tren que les llevará al inhumano trazado en construcción del ferrocarril de Birmania.

La segunda es la afición de los británicos a la cosa ferroviaria. Preservadores incansables de material ferroviario clásico, que ahora disfrutamos entre otras formas en estas películas de época en los que nos muestran bellos e impecables trenes, esbeltos y elegantes debido al más reducido galibo de los ferrocarrilos británicos, y que sirve de escenario para el encuentro del protagonista con la chica. Trainspotters, planificadores de rutas, aficionados a inventariar material,… estos son grupos de aficionados muy activos en las islas británicas y que dan sentido al personaje protagonista y a sus aficiones, con menos sentido desde el desapegado espíritu hispano hacia este medio de transporte. Una buena ocasión para disfrutar de bellos vehículos ferroviarios y de las coquetas estaciones escocesas. Aunque claro, no han podido rodar en Waverley, en Edimburgo, porque esta no coserva de la misma forma su ambiente de época, cubierta por su impresionante marquesina.

El protagonista en uno de los puentes del ferrocarril de Birmania, años después del final de la guerra.

El protagonista en uno de los puentes del ferrocarril de Birmania, años después del final de la guerra.

Interés cinematográfico

Película relativamente convencional, con esquemas parecidos a otras que hemos visto con anterioridad, no aporta excesiva originalidad, sobre como afrontar el pasado, sobre las desgracias de la guerra, y sobre si es posible que antiguos enemigos con culturas y valores muy diferentes puedan llegar al perdón y al entendimiento. Realización académica, impecable, pero sin brillo, para una historia que en ocasiones carece de la emoción que merecería. Este academicismo en la realización la convierte en una película excesivamente fría. Buenas interpretación en general, especialemente de los dos antagonistas y del veterano Skarsgård. Kidman está un poquito más de florero.

El romance forma parte importante pero no esencial de la historia.

El romance forma parte importante pero no esencial de la historia.

Película por lo tanto que se deja ver, pero que tampoco dejará una huella especialmente intensa en el espectador. Si quieres pasar de blockbusters veraniegos, y no quieres arriesgar con otras propuestas que llegan en el verano, puede ser una opción razonable para pasar la tarde fresquito en la sala de cine. Sin más.

Yo, a esta película, en mi valoración subjetiva le pongo 3 estrellas: ***.

Decir por último que la historia está basada en hechos reales, aunque desconozco si se han tomado muchas libertades o no en su desarrollo.

Decir por último que la historia está basada en hechos reales, aunque desconozco si se han tomado muchas libertades o no en su desarrollo.

Snowpiercer (Rompenieves) (2013)

Snowpiercer (2013)

Veo esta película en versión original, fundamentalmente en inglés, con algún diálogo en coreano. Al fin y al cabo se trata de la primera producción internacional dirigida por el surcoreano Joon-ho Bong. Donde haya llegado a la cartelera española en versión doblada, creo que la podéis encontrar bajo el título RompenievesSnowpiercer (Rompenieves), o algo así. Es adaptación de una historieta francesa, Le Transperceneige. Y la traigo a esta colección, porque todo pasa en un tren. Todo. Aunque ya aviso que poco tiene que ver con los trenes convencionales, ya que estamos ante una película del género postapocalíptico-distópico.

Curtis, un atormentado pasajero de la sección de cola, inicia la rebelión contra el status quo del tren.

Curtis, un atormentado pasajero de la sección de cola, inicia la rebelión contra el status quo del tren.

Argumento

Como consecuencia de un experimento para parar el cambio climático y el calentamiento global, el planeta ha entrado en un periodo bola de nieve, y todo esta helado. Los pocos supervivientes lo hacen a bordo de un fenomenal tren, construido por un empresario megalomaniaco que recorre el mundo, tardando un año en hacer el circuito completo. Lleva casi 18 años circulando sin parar con los restos de la especie humana. Especie humana que se encuentra dividida en un férreo sistema de castas diferenciado entre los que viajan en cabeza de tren, que subieron por invitación o pagando su derecho a viajar, y los que viajan en cola de tren, que fueron recogidos por caridad, y viven hacinados y con los recursos justos. De vez en cuando se produce algún conato de rebelión. Y Curtis (Chris Evans), harto ya, va a iniciar una, incitado por el viejo Gilliam (John Hurt). Pero tendrán que llegar hasta la locomotora si quieren derribar el poder omnímodo de Wilford (Ed Harris).

Tilda Swinton interpreta con eficacia a Mason, una especie de "ministra" del todopoderoso Wilford.

Tilda Swinton interpreta con eficacia a Mason, una especie de “ministra” del todopoderoso Wilford.

sn03

Y Gilliam (John Hurt) es uno de los personajes más ambiguos del filme; habitante del furgón de cola, parece conocer bien al líder de la locomotora.

Interés ferroviario

Como decía anteriormente, esta película tiene un carácter futurista. Tras una situación apocalíptica, una grupo de seres humanos conviven en el interior en una sociedad distópica. Pero podríamos discutir sobre el tren. Un tren largo, enorme. En ningún momento lo vemos entero en ningún fotograma. Por supuesto, las imágenes exteriores del tren esta generadas por ordenador. Su alimentación de energía nos es desconocida. Sabemos que hay una locomotora, que sirve también de lugar de residencia de Wilford, el creador del tren. La potencia de esta locomotora debe ser enorme, para poder arrastrar semejante convoy a la velocidad aparente que vemos en la pantalla que no es poca.

Como es lógico, el tren esta generado por computadora. No existen en la actualidad trenes como este.

Como es lógico, el tren esta generado por computadora. No existen en la actualidad trenes como este.

Esa velocidad nos hace surgir otras dudas. Salvo en situaciones en las que vemos al tren perforando por fuerza bruta los acúmulos de nieve y hielo que se encuentra por el camino, a pesar de la velocidad, tan apenas vemos a sus ocupantes afectados por las aceleraciones laterales a las que sin duda deberían estar sometidos en las zonas de curvas. Ya que aparentemente, los ingenieros de la línea no evitaron las grandes cordilleras en su recorrido. Esto quita verosimilitud a las escenas de interior.

Esta vista, en el que el tren se encuentra en un bucle de la línea, comprobamos la inconmensurable longitud del convoy.

Esta vista, en el que el tren se encuentra en un bucle de la línea, comprobamos la inconmensurable longitud del convoy.

Por supuesto, estamos ante una línea ferroviaria que de forma continua recorre todos los continentes del globo salvo Oceanía y la Antártida, de acuerdo con un mapa que se nos muestra, en un recorrido de más de 400.000 kilómetros que tarda un año exactamente en realizar. La verdad es que si no me fijé mal en los datos, esto nos da una velocidad promedio de menos de 50 kilómetros por hora. Más razonable que el aparente desenfreno con el que las imágenes nos muestran el movimiento del tren. También está el problema del mantenimiento semejante línea, sometida durante 18 años a un clima extremo, sin nadie en su recorrido para cuidar de la misma. Pero bueno,… tendremos que suponer una tecnología superior en la construcción de la misma para que sea tan resistente y duradera.

Las condiciones climáticas exteriores son tremendas. Siete minutos bastan para congelar un miembro de una persona.

Las condiciones climáticas exteriores son tremendas. Siete minutos bastan para congelar un miembro de una persona.

Y otra cuestión básica. ¿Por qué seguir dando vueltas al mundo en lugar de estacionar el tren en la región más benigna de la bola de nieve en que se ha convertido la Tierra y aguantar minimizando los riesgos a que la situación mejore? En fin. Ha habido otras películas de carácter distópico con ferrocarriles como protagonistas con mayor nivel de verosimilitud. Pero esto no anula otras virtudes del filme.

Lo que más sorprende es el trazado del tren, que parece que está realizado por las orografías más imposibles. No tiene mucho sentido racional, aunque es muy vistoso tanto desde el punto de vista del cómic del que procede como desde el punto de vista de la vistosidad cinematográfica.

Lo que más sorprende es el trazado del tren, que parece que está realizado por las orografías más imposibles. No tiene mucho sentido racional, aunque es muy vistoso tanto desde el punto de vista del cómic del que procede como desde el punto de vista de la vistosidad cinematográfica.

Interés cinematográfico

Con un reparto internacional y una ambientación claustrofóbica sólo “aireada” de vez en cuando por los paisajes helados del mundo que recorre el tren, nos encontramos con una producción muy interesante que, en su temática postapocalíptica nos ofrece una visión distópica de las desigualdades de las sociedades humanas, al mismo tiempo que nos ofrece una película de acción mucho más interesante que la mayor parte de las adaptaciones procedentes del cómic que se ven habitualmente, y con ventaja, desde mi punto de vista. Bien es cierto que la visión de la película en pantalla grande hubiera hecho que ganase notablemente. O que hubiera servido para poner de manifiesto las limitaciones de sus gráficos generados por ordenador. No sé.

Reparto casi coral, aunque con unos protagonistas claros, que interpretan unos caracteres más complejos y desarrollados de lo que es habitual en el mundo de la adaptación del cómic. Cumplen con suficiente solvencia.

Aunque con un reparto internacional, fundamentalmente angloparlante, el director da protagonismo a un par de personajes, padre e hija, de origen coreano. Tiene un papel muy trascendente en la historia.

Aunque con un reparto internacional, fundamentalmente angloparlante, el director da protagonismo a un par de personajes, padre e hija, de origen coreano. Tiene un papel muy trascendente en la historia.

No voy a decir que esta película haya despertado mis entusiasmos, porque no es mi estilo de película. Pero reconozco que me parece un entretenimiento bastante interesante, y con más sustancia y menos banalidad que la que nos ofrece Hollywood habitualmente con sus habituales adaptaciones de superhéroes vestidos con pijamas de colores y argumentos absurdos. Bastante más interesante el torturado Curtis que el memo del Capitán América, paradójicamente interpretados por el mismo actor. Lo único que me chirría es el falsamente esperanzador final. Falsamente esperanzador desde mi racional punto de vista.

Esta película me parece razonablemente recomendable y le pongo tres estrellas: ***

 

A 5 centímetros por segundo (2007)

秒速5センチメートル Byōsoku Go Senchimētoru (2007)

El día de reyes de 2014, en uno de los canales de Canal Plus, en Canal Plus Xtra si no recuerdo mal, emitieron una programación especial de largometrajes de animación japoneses, varios de los cuales grabé para ir viéndolos poco a poco. Me gusta el cine de animación, pero pocas veces me sorprende el del mundo occidental. Sin embargo, en los últimos años he ido descubriendo que los japoneses tienen algunas joyas poco conocidas en este género. Y no sólo dentro del afamado Studio Ghibli. Una de las películas que grabé es este mediometraje, 64 minutos de duración, dirigido por Makoto Shinkai. Aparte de lo anterior, una de las tres partes de las que consta el filme tiene un bonito e interesante ambiente ferroviario.

Los protagonistas de la película se conocen en la escuela primaria; dos niños sensibles y soñadores, con dificultad para comunicarse con otros, pero que se entienden entre ellos.

Los protagonistas de la película se conocen en la escuela primaria; dos niños sensibles y soñadores, con dificultad para comunicarse con otros, pero que se entienden entre ellos.

Sinopsis

Takaki conoció a su amiguita Akiro en la escuela primaria, donde conectaron enseguida y se sintieron almas gemelas. Pero al finalizar la misma y pasar al instituto, Akiro, siguiendo a sus padres, se muda a la ciudad de Tochigi, al norte de Tokio. Durante un tiempo se comunican por cartas, pero con el tiempo el muchacho, Takaki, también abandona la capital para seguir a sus padres al sur del JapónTakaki hará un viaje en tren para ver a Akiro, donde descubrirán que su amistad de infancia es mucho más profunda, pero que un noviazgo adolescente parece imposible en sus circunstancias. A partir de ahí, cada uno seguirá con sus vidas, y aunque surgirán otros chicas o chicos, mujeres u hombres, la presencia del otro permanecerá en sus vidas.

Sin embargo, al finalizar la primaria tienen que despedirse; y lo hacen al pie de un cerezo en flor, cuya caída de pétalos les recuerda la nieve en invierno.

Sin embargo, al finalizar la primaria tienen que despedirse; y lo hacen al pie de un cerezo en flor, cuya caída de pétalos les recuerda la nieve en invierno.

Interés ferroviario

En un país densamente poblado como es Japón en la mayor parte de su territorio, y especialmente en los alrededores de Tokio, los transportes públicos eficientes son un bien de primera necesidad. Aunque famosos por su pionera red de alta velocidad, los trenes Shinkansen, son importantes también las líneas regulares de ámbito regional o local, que permiten las comunicaciones en forma de red entre los distintos núcleos de población.

La nieve marcará su próximo reencuentro. Un viaje en tren del muchacho para ver a la chica en medio de una gran nevada simbolizará las dificultades que encontrará su relación separados por kilómetros de distancia.

La nieve marcará su próximo reencuentro. Un viaje en tren del muchacho para ver a la chica en medio de una gran nevada simbolizará las dificultades que encontrará su relación separados por kilómetros de distancia.

Durante el primer capítulo de los tres que consta la película, Oukashou (Flor de cerezo)Takaki acude a visitar a Akiro desde Tokio hasta Tachigi usando los trenes locales y regionales de la que supongo Línea Tōbu Nikkō, debiendo realizar varios transbordos en distintas estaciones de la línea. Recorrido y transbordos que lleva cuidadosamente anotados en una hoja. Pero todo se desbarata, porque ese día de principio de primavera que sueñan con cerezos en flor, se convierte en un día tardía de invierno con una fuerte nevada que introduce demoras en las circulaciones, que se ven agravadas por las esperas que los trenes realizan en las estaciones de enlace, para permitir los transbordos, y las comunicaciones de los sufridos viajeros. Y así, un viaje que parecía iba a ser de algo más de dos horas se convierte en una incertidumbre de más de seis. Todo ello en un ambiente de trenes automotores poco concurridos, de paisajes nevados, de estaciones solitarias, muy, muy ferroviario.

En esta fase de la película es cuando más disfrutaremos del ambiente ferroviario de la misma.

En esta fase de la película es cuando más disfrutaremos del ambiente ferroviario de la misma.

La ambientación conseguida es fenomenal; el trabajo de los dibujantes y animadores es sensacional.

La ambientación conseguida es fenomenal; el trabajo de los dibujantes y animadores es sensacional.

Interés cinematográfico

Como animación, el conjunto de la película es deliciosa. Mezcla escenas de gran realismo, con otras de estética más extraída del manga con gran habilidad. Shinkai nos ofrece una bellísima imaginería con muchos de los rasgos tradicionales de la animación destinada a un público adolescente o juvenil, para una historia que realmente es mucho más adulta de lo que parece al principio. Aquí no hay soluciones mágicas, ni triunfo del amor a toda costa. Hay mucho amor y romanticismo, pero un mundo tremendamente real, donde los finales felices no siempre se dan, no siempre son posibles.

Sin embargo, el momento más triste de la película para mí es en el segundo episodio, donde el muchacho atrae a una joven de su nuevo entorno. La cual comprenderá, en medio de vistosos lanzamientos de vehículos espaciales, que por muy atento que sea con ella, no la ve. Que está viendo a otra persona en la distancia.

Sin embargo, el momento más triste de la película para mí es en el segundo episodio, donde el muchacho atrae a una joven de su nuevo entorno. La cual comprenderá, en medio de vistosos lanzamientos de vehículos espaciales, que por muy atento que sea con ella, no la ve. Que está viendo a otra persona en la distancia.

Es cierto que la película quizá peque de cierta cicatería. Por lo que he leído, está basada en una historieta en la que la historia es más amplia y más desarrollada. Un largometraje en lugar de un mediometraje nos podría haber dado la historia más completa y más coherente. De los tres episodios, dos de ellos están completos y son muy bellos, pero el tercer episodio, de alguna forma resume demasiadas cosas, que el espectador ha de imaginar, provocando un final apresurado.

Dejando aparte lo anterior, es una película que me ha gustado bastante, y que no dudo en recomendar. Le pongo 4 estrellas: ****.

Es una pena que no se tomasen su tiempo para desarrollar el tercero e incluso un cuarto episodio, para una mejor comprensión de las vidas y circunstancias de ambos protagonistas.

Es una pena que no se tomasen su tiempo para desarrollar el tercero e incluso un cuarto episodio, para una mejor comprensión de las vidas y circunstancias de ambos protagonistas.

El final también está marcado por dos de los elementos fundamentales de la película; el ferrocarril y el cerezo en flor.

El final también está marcado por dos de los elementos fundamentales de la película; el ferrocarril y el cerezo en flor.

Kiseki – Milagro (2011)

Kiseki

Llega con dos años de retraso a la cartelera española. Si no fuera porque ando con más tiempo en estos días se me hubiera escapado. Y afortunadamente, no ha sido así, como veréis.  En este caso, cine japonés en versión original, en la cartelera aparece como Kiseki – Milagro, del director Hirokazu Koreeda, director bastante celebrado, aunque yo no había tenido la oportunidad de ver ninguna de sus películas. A veces su apellido aparece como Kore-eda. Y con tema ferroviario de fondo.

El grupo de niños que protagonizan la historia, con los dos hemanos en el centro.

El grupo de niños que protagonizan la historia, con los dos hemanos en el centro.

Argumento

Esto va de la historia de dos hermanos que viven separados tras el divorcio de sus padres. El mayor, de unos doce años, Koichi (Koki Maeda), vive con su madre y sus abuelos en Kagoshima, a la vista del Sakura-jima, volcán en erupción, y comparte su pesar por la situación familiar con dos de sus amigos del colegio. El menor, de unos diez años, Ryunosuke (Ohshirô Maeda), vive con su padre, músico de rock, en Fukuoka, a casi trescientos kilómetros. Echa de menos también a su hermano, pero está más adaptado a la situación. También se divierte con algun amigo y amigas del colegio. Van a inaugurar la línea Shinkansen que unirá ambas ciudades, y según uno de los amigos de Koichi, si coincides en el lugar donde se cruzan los trenes a medio camino entre sus recorridos y pides un deseo, este se cumplirá. Ambos grupos de niños buscarán la forma de financiarse el viaje hasta Kumamoto, donde se cruzan los trenes. Todos quieren que se cumplan sus deseos. Ser actriz, dibujar bien, que no se muera su mascota, casarse con la simpática bibliotecaria del colegio (o en su defecto con la enfermera, también muy simpática y guapa), correr más,… que la familia se reuna de nuevo para estar los cuatro juntos.

Uno de los grupos de niños se apresura para ir a la estación a coger el tren que los reunirá con el otro grupo.

Uno de los grupos de niños se apresura para ir a la estación a coger el tren que los reunirá con el otro grupo.

El grupo de niños se asoma para ver el paso de los trenes bala.

El grupo de niños se asoma para ver el paso de los trenes bala.

Los dos hermanos, en la estación cerca de Kumamoto, arreglan sus asunto y llegan a acuerdos.

Los dos hermanos, en la estación cerca de Kumamoto, arreglan sus asunto y llegan a acuerdos.

Interés ferroviario

Japón fue el país pionero de la alta velocidad ferroviaria con la inauguración en 1964 de la Tokaido Shinkansen. En occidente se cree que Shinkansen significa “tren bala”. No es así. Es el nombre de la línea ferroviaria y no de los trenes. Y significa “gran línea troncal”. Esencialmente, la idea es que la red Shinkansen ejerza su misión de comunicación rápida, de alta velocidad, con servicios entre grandes ciudades, mientras de estas se ramifican líneas de servicios regionales y cercanías, generalmente de vía de ancho métrico aunque hay de todo, que comunican los grandes núcleos urbanos con otros más pequeños y las zonas rurales. Las líneas Shinkansen tienen básicamente un despliegue norte-sur, siguiendo la dirección del archipiélago japonés.

En la película se nos presenta el desarrollo e inauguración de la Kyushu Shinkansen que circula entre las estaciones de Fukuoka-HakataKagoshima-Chūō. Casualmente las dos ciudades donde viven los dos hermanos protagonistas de la historia. Es una extensión de la Sanyo Shinkansen, que enlaza hasta Osaka. Las líneas Shinkansen se construyen con abundancia de túneles y viaductos elevados para permitir el mantenimiento constante de las altas velocidades. Y esto causará problemas a los niños protagonistas de la historia.

La elevación de la línea Shinkansen sobre el terreno supone un problema para los niños; no pueden ver el paso de los trenes desde su nivel en el suelo.

La elevación de la línea Shinkansen sobre el terreno supone un problema para los niños; no pueden ver el paso de los trenes desde su nivel en el suelo.

Con la ayuda de dos simpáticos ancianos, encuentran un lugar elevado a la salida de un túnel para poder contemplar si hay suerte el cruce.

Con la ayuda de dos simpáticos ancianos, encuentran un lugar elevado a la salida de un túnel para poder contemplar si hay suerte el cruce.

Es el momento elegido para que se produzca el milagro (kiseki, en japonés).

Es el momento elegido para que se produzca el milagro (kiseki, en japonés).

Pero no todo el interés ferroviario de la película está en las líneas de alta velocidad, sino que también las líneas secundarias y las líneas regionales y de cercanías tienen su momento de protagonismo. Uno de los hitos de la película es cuando los niños consiguen el dinero para coger los trenes que les llevarán hasta el punto medio de la línea, donde se cruzan los trenes, en Kumamoto. Y no falta también la vista de algunos de los tranvías de Kagoshima, que también deleitará a los aficionados al ferrocarril.

En este paso a nivel, uno de los amiguitos del hermano mayor comenta el "milagro" que se produce al observar el cruce de los trenes Shinkansen.

En este paso a nivel, uno de los amiguitos del hermano mayor comenta el “milagro” que se produce al observar el cruce de los trenes Shinkansen.

Los niños se trasladan a los alrededores de Kumamoto en los trenes regionales.

Los niños se trasladan a los alrededores de Kumamoto en los trenes regionales.

Cruzando un paso a nivel, buscando un sitio donde observar el cruce de trenes, se les hecha la noche encima.

Cruzando un paso a nivel, buscando un sitio donde observar el cruce de trenes, se les hecha la noche encima.

La madre de los niños también tiene que lidiar con sus propios problemas; aquí la vemos esperar la llegada de uno de los coloridos tranvías japoneses.

La madre de los niños también tiene que lidiar con sus propios problemas; aquí la vemos esperar la llegada de uno de los coloridos tranvías japoneses.

Interés cinematográfico

Estamos ante una historia de buen rollo, que te pone de buen humor, optimista, aunque realista. Disfrutas con las aventuras de los niños, aprendes a conocer algo mejor el Japón cotidiano, lo que pasa en el día a día de la gente corriente, de sus problemas, de sus inquietudes, pero siempre dentro de lo posible. Los “milagros” a los que a la larga se refiere el título de la película no son tanto los milagros espectaculares que esperamos a veces en la vida, sino lo que son resultado del esfuerzo, las relaciones y la actitud positiva. En general, es una película entrañable y muy divertida, aunque peca quizá de un metraje algo largo, para una historia que tampoco tiene mucho más de lo que he contado en el resumen argumental del párrafo anterior. Pero tampoco se hace incómoda, ni mucho menos.

Las interpretaciones están muy bien. Por supuesto, la gracia está en los niños, que son muy espontáneos y muy salados. Pero los papeles secundarios de los adultos aportan estos tonos de pequeños o grandes dramas que nos enlazan con la realidad cotidiana. Los problemas de pareja, la jubilación, las dificultades en la enseñanza, la dificultad de convertir los sueños de la juventud en realidades,… Y todos lo hacen bien. No menciono los nombres de los intérpretes porque son muchos, y difícilmente recordables con sus nombres japoneses, pero en IMDb los encontramos todos. En cualquier caso, mención especial para los dos niños protagonistas, hermanos en la vida real, que saben transmitir sus auténticas personalidades, reflexiva y preocupada del mayor, vital, alegre, despreocupada pero muy afectiva del menor.

Un película muy recomendable a la que yo califico con cuatro estrellas: ****.

Los niños de Kagoshima de regreso en el tren regional o de cercanías, observan en la distancia los viaductos elevados del Shinkansen.

Los niños de Kagoshima de regreso en el tren regional o de cercanías, observan en la distancia los viaductos elevados del Shinkansen.

Las dos encantadoras niñas amigas del más joven de los hermanos conversan en el tren de regreso a Fukuoka.

Las dos encantadoras niñas amigas del más joven de los hermanos conversan en el tren de regreso a Fukuoka.

Una de ellas, cuyo mayor deseo es dibujar bien, representa la experiencia del tren de alta velocidad sobre el viaducto.

Una de ellas, cuyo mayor deseo es dibujar bien, representa la experiencia del tren de alta velocidad sobre el viaducto.

Barbara (2012)

Barbara

Cogida un poco por los pelos está esta película dirigida por Christian Petzold, sobre los efectos del totalitarismo de la antigua RDA sobre sus habitantes, para la colección de cine y ferrocarril. Pero como contaré más adelante, hay un par de escenas que me han invitado a incluirla. Como es obra reciente, reproduzco considerablemente lo que aparece en la reseña de mi Cuaderno de Ruta.

Argumento

Retrocedemos a los años 80, en los que Barbara (Nina Hoss), una médica berlinesa que ha ejercido en la prestigiosa Charité, es represaliada políticamente por expresar su deseo de abandonar el país y enviada a ejercer a un pequeño hospital de provincias, cerca del Báltico, en el área de cirugía infanto-juvenil a las ordenes del afectuoso doctor André Raiser (Ronald Zehrfeld). Se adapta mal, es acosada por la Stasi, sufriendo humillaciones, y va aguantando por la ayuda que recibe del exterior, incluido un amante de la Alemania Occidental. También se involucra con la historia de Stella (Jasna Fritzi Bauer), una joven recluida en un centro de detención juvenil, del que intenta escaparse, en el que sufre malos tratos, y que además está embarazada, lo que aumenta su deseo de escapar. Pronto sus amigos exteriores prepararán un plan para su escape a Dinamarca por mar.

Líneas poco transitadas, sin electrificar, en regiones poco pobladas, ese era el biótopo de los "schienenbus". Por ejemplo, una apartada región a orillas del Báltico.

Líneas poco transitadas, sin electrificar, en regiones poco pobladas, ese era el biótopo de los “schienenbus”. Por ejemplo, una apartada región a orillas del Báltico.

Las comodidades eran las justas, tanto en la versión oriental como en la occidental, y esta última es equivalente a decir la versión española; eran trenes austeros.

Las comodidades eran las justas, tanto en la versión oriental como en la occidental, y esta última es equivalente a decir la versión española; eran trenes austeros.

Interés ferroviario

Durante años en las líneas ferroviarias de baja frecuentación de pasajeros en España, el vehículo ferroviario de moda fue el ferrobús. Básicamente, vehículos ferroviarios ultra ligeros, entre una y tres unidades, autopropulsados, y que básicamente parece un autobús sobre carriles. Yo los usé bastante en mi infancia. Para ir de vacaciones a Benicarló. Cogíamos uno hasta Tortosa, y luego otro tren o un autobús hasta el destino. O el “canfranero“, que también estuvo servido por ferrobuses durante unos cuantos años.

Los ferrobuses españoles eran de origen alemán, de la empresa Ferrostaal, y allí en la RFA se denominaban schienenbus, y se usaban igualmente para líneas de baja frecuentación. Los nuestros eran casi iguales a los alemanes, pero pintados de blanco plateado con rayas verdes, en lugar del rojo de la DB alemana. Y si por algo se caracterizó la RDA fue por copiar lo que hacían sus antiguo compatriotas occidentales, y crearon su propia versión del schienenbus. Similar, aunque de líneas un poco más toscas. Y este tipo de unidades lo podemos contemplar en esta película. Y por el cariño a este tipo de trenes, no he podido dejar de incluir esta película en esta colección de cine ferroviario.

Este plano muestra que el espacio del vehículo era diáfano, y el conductor, al igual que en los autobuses de carretera, estaba en el mismo espacio que los viajeros.

Este plano muestra que el espacio del vehículo era diáfano, y el conductor, al igual que en los autobuses de carretera, estaba en el mismo espacio que los viajeros.

En este otro plano, vemos el otro extremo del coche automotor, donde se aprecia la cabina que probablemente integraba el retrete.

En este otro plano, vemos el otro extremo del coche automotor, donde se aprecia la cabina que probablemente integraba el retrete.

Interés cinematográfico

Nos encontramos ante uno de estos filmes que nos han llegado en los últimos años, unos con más fama otros con menos, en los que se revisa la historia más oscura de la Alemania Oriental. Un vistazo a la vida de sus gentes, y al ambiente opresor de un estado totalitario. Pero aquí no sólo se ponen en cuestión las condiciones sociales y políticas de dicho estado. También estamos ante un proceso de evolución y maduración, dotado de mucha introspección, en el que vemos como la protagonista que da nombre al filme va evolucionando. Y esto es lo que da vida, da cuerpo y da sentido a una película que de lo contrario podría haber quedado en la crítica fácil. Hay más chicha que cortar, y está bien cortada y bien presentada en el plato. Con un rodaje cuidado, con un iluminación que reproduce los colores de las fotografías de la época, bien ambientada, nos sumimos no sólo en la época sino también en la personalidad de la protagonista. Todo ello sin sordideces gratuitas, con realismo sin dejar de preocuparse por los aspectos estéticos.

Ni que decir tiene que el trabajo interpretativo es fundamental en el éxito de la empresa, y en general nos encontramos con un trabajo actoral de muy alto nivel, con interpretaciones sobrias pero convincentes, en un trabajo parco en diálogos, todos ellos significativos, e importante en los gestos.

Sinceramente, ha sido una buena sorpresa que nos ha roto la racha de mediocridad que veníamos aguantando, y que nos hizo salir animados del cine, al mismo tiempo que preocupados por el riesgo constante de las sociedades en que vivimos de caer de nuevo en las trampas de los totalitarismos. La libertad tiene un precio, no es gratis; pero el precio que se paga por un orden ciego y arbitrario es todavía mucho mayor.

A mí me ha gustado y le pongo  4 estrellas: ****.

En todos los países, en todo el mundo, la gente saluda a los trenes al pasar.

En todos los países, en todo el mundo, la gente saluda a los trenes al pasar.

Barbara se queda pensativa tras ver a estos jóvenes; demasiado alegres, demasiado optimistas, tal vez vecinos occidentales,... una promesa de libertad...

Barbara se queda pensativa tras ver a estos jóvenes; demasiado alegres, demasiado optimistas, tal vez vecinos occidentales,… una promesa de libertad…

Los chicos del tren (1970)

The Railway Children

Repasando las filmografías de algunos de los intérpretes de la serie televisión británica Call the Midwife, me encuentro con que una de las actrices, Jenny Agutter, protagonizó en 1970 una película con tema claramente ferroviario. La he buscado, la he visto, y ahora la comento.

La madre y sus tres hijos, acomodándose a una nueva vida tras la desaparición del padre.

La madre y sus tres hijos, acomodándose a una nueva vida tras la desaparición del padre.

Argumento

Los Waterbury son una familia acomodada londinense, que viven con gran felicidad y armonía, hasta que el padre, que es funcionario del gobierno, es llevado por dos extraños hombres en una noche de invierno. Como consecuencia de la carencia de ingresos importantes, debiendo mantenerse con los magros ingresos de la madre escribiendo historias, se mudan a una región rural de Yorkshire, viviendo con modestia. Los tres hermanos, dos chicas y un chico, pronto serán conocidos como los chicos del tren, ya que todos los días salen a saludar el paso de uno de los trenes por el lugar, para que lleve noticias suyas a su padre, esté donde esté. A partir de ahí, se producirán una serie de aventuretas, donde la voz cantante la lleva la hermana mayor, Bobbie (Jenny Agutter), que harán que se ganen el cariño y el respeto de la comunidad rural en la que ahora desarrollan su vida.

Los chicos se hacen famosos en el lugar porque salen todos los días a saludar el paso del tren.

Los chicos se hacen famosos en el lugar porque salen todos los días a saludar el paso del tren.

Interés ferroviario

Una buena parte de las escenas y de las aventuras de los tres hermanos tienen relación con el ferrocarril que pasa por el pueblo. Pronto se harán amigos del factor de la estación, e incluso llegarán a conocer al presidente de la compañía ferroviaria, una ficticia The Northern and Southern Railways. Estando situada la acción en la primera década del siglo XX, y contando con la abundancia de trenes clásicos e históricos preservados en el Reino Unido, podemos tener una panorámica de lo bonitos que son los trenes británicos. La película está rodada en West Yorkshire, y el ferrocarril que aparece es el Keighley & Worth Valley Railway.

Casi todas las aventuras de los chicos tienen que ver con el ferrocarril; aquí, impidiendo un accidente que podría haber sido gravísimo.

Casi todas las aventuras de los chicos tienen que ver con el ferrocarril; aquí, impidiendo un accidente que podría haber sido gravísimo.

Interés cinematográfico

Basada en una popular novela de Edith Nesbit, la película dirigida por Lionel Jeffries es básicamente una historia dedicada al público infantil y al entorno familiar, de carácter básicamente buenrollista. Estamos ante “el todo el mundo es bueno” versión británica. A la película se le notan irregularidades en la sucesión de las aventuras de los chicos, quizá por una no del todo correcta adaptación de la novela original. Es un suponer. En cualquier caso, aunque se deja ver, se nota que los años han pasado por el filme, que peca de exceso de ingenuidad. Obviamente, la protagonista Jenny Agutter es una jovencita mona, nada que ver en actitud con la sobriedad de la superiora de una comunidad de religiosas anglicanas que interpreta en la serie mencionada al principio. Pero mantiene el parecido físico y la voz. Por cierto, que esta chica, mucho menos modosita en producciones posteriores, forma parte del universo de los fanáticos de la ciencia ficción, ya que hizo el papel protagonista femenino de Logan’s Run (La fuga de Logan), donde aparecía con vaporosos vestiditos que dejaban poco a la imaginación sobre su estupendo físico.

No obstante, a mí esta película me ha interesado relativamente poco, puesto que no vivo en la época adecuada ni soy el público a quien está dirigido. Le pongo dos estrellas: **.

Película eminentemente familiar y destinada a un público infantil y adolescente, hemos de suponer un final feliz a la vista de esta escena final.

Película eminentemente familiar y destinada a un público infantil y adolescente, hemos de suponer un final feliz a la vista de esta escena final.

El tren del infierno (1985)

Runaway Train

La película me la recomienda vivamente un buen amigo en cuyo criterio cinematográfico confío en un grado elevado. Aunque si a mí me cuentan el argumento de la película, normalmente no me interesaría gran cosa. Salvo por incluirla en esta colección sobre el ferrocarril en el cine. En cualquier caso, y dejando de lado el estúpido título que le pusieron en España al filme, me he visto esta película dirigida por Andrey Konchalovsky, cuyo guion está basado en otro que originalmente escribió Akira Kurosawa. Ahí es nada.

El ominoso tren protagonista, que ya se ha llevado por delante un "caboose" (furgón de cola) que no se ha apartado a tiempo.

El ominoso tren protagonista, que ya se ha llevado por delante un “caboose” (furgón de cola) que no se ha apartado a tiempo.

Argumento

La película nos narra la huida de una prisión de alta seguridad en Alaska, rodeada de nieve y glaciares, de dos peligroso presos interpretados por Jon VoightEric Roberts. Tras salir de la prisión, con el fin de salir del estado, se introducirán de polizones en un tren. Pero el maquinista sufrirá un infarto, y caerá muerto del tren cuando se pone en marcha, sin lograr frenarlo antes de tan desgraciado evento. A partir de ahí viviremos las peripecias de los administradores del ferrocarril por parar el tren sin organizar una catástrofe, del director de la prisión, un tipo muy malo, que los quiere coger y matar, y de los dos fugados que también tendrán interés en salir con vida del maldito tren. En el que curiosamente aparece de repente una mecánica del ferrocarril, interpretada por Rebecca De Mornay, que también quiere salir de ahí viva, sin que se estrelle el tren, o la maten o la violen los malos.

La guapa, que no sale demasiado guapa, poniendo cara de susto.

La guapa, que no sale demasiado guapa, poniendo cara de susto.

Interés ferroviario

Bueno, indudablemente todo el del mundo. No es frecuente ver un tren de cuatro locomotoras, es decir un tren formado por una locomotora principal y que arrastra a otras tres, que pueden o no aportar esfuerzo motor. En este caso, por lo que se desarrolla en la película sí. La película está ambientada en Alaska, y los materiales son de Alaska Railroad (ARR). Es cierto que todo el material aparece camuflado, sin rótulos y sin las libreas de la compañía. Esta no quiso que su nombre se viera involucrado con un tema de catástrofes ferroviarias. Mal yuyu. H encontrado por ahí a un británico que según confiesa, tras pasar incontables horas viendo una y otra vez la película, ha identificado las cuatro locomotoras involucradas, que son diversas; números 3010, 1500, 1801 y 1810. Los británicos y su afición al “trainspotting“. En cualquier caso, el ir con un sobrio color negro o gris oscuro acompaña al aspecto ominoso que dan al destino de los protagonistas.

De todas formas, hay cuestiones que no me quedan claras desde el punto de vista ferroviario. Voy con la más gorda. ¿Acaso estas locomotoras no llevan palanca de hombre muerto? Este es un sistema de seguridad cuyo fin es el de detener el tren en caso de que el conductor pierda la consciencia o por algún motivo deje abandonada la cabina. Parece que estas locomotoras de la película no tenían este sistema. O a los guionistas no les interesaba.

El protagonista casi absoluto es Jon Voight, que da vida a un canalla de mucho cuidado convertido en héroe de la película. Porque al final, este ladrón, asesino, etc,... pues te cae bien, oye.

El protagonista casi absoluto es Jon Voight, que da vida a un canalla de mucho cuidado convertido en héroe de la película. Porque al final, este ladrón, asesino, etc,… pues te cae bien, oye.

Eso sí, colabora con entusiasmo a las escenas que ponen a prueba tu "suspensión temporal de la incredulidad" necesaria cuando afrontas una obra de ficción.

Eso sí, colabora con entusiasmo a las escenas que ponen a prueba tu “suspensión temporal de la incredulidad” necesaria cuando afrontas una obra de ficción.

Interés cinematográfico

A ver. Esta película tiene en su historia inconsistencia de un tamaño como de aquí a Pernambuco. Algunas de carácter ferroviario. Otras simplemente argumental. Todavía no sé qué pinta De Mornay, entonces relativamente desconocida todavía, metida en este embrollo. Si ni siquiera sale de tía buena. Ni hay tensión sexual no resuelta, ni nada. Por poner un ejemplo… De todas formas, asumimos que todos es un gigantesco macguffin que no tiene más sentido que el de proporcionar un notable entretenimiento al espectador. Los dos protagonistas masculinos lo hacen bastante bien. De hecho, creo que hasta fueron candidatos a los óscar. Pero bueno. En general, no es el tipo de película que me entusiasme en exceso.

Yo sólo le pongo 2 estrellas: **, aunque a la película no le faltan aficionados. Incluido el buen amigo que me la recomendó.

El tema de la persecución del director de la prisión me parece de lo más flojito, buscado con la única excusa de sacar una persecución en helicóptero. Pero no tiene mucho sentido desde distintos puntos de vista... creo.

El tema de la persecución del director de la prisión me parece de lo más flojito, buscado con la única excusa de sacar una persecución en helicóptero. Pero no tiene mucho sentido desde distintos puntos de vista… creo.

Días del cielo (1978)

Days of Heaven

Película que veo en la sesión organizada por una asociación sociocultural de Zaragoza en el salón de actos de un centro de educación de adultos. La proyección forma parte de un ciclo dedicado a los directores de fotografía, y la película de Terrence Malick es elegida, además de por sus indudables virtudes cinematográficas, por que meritoriamente consiguió un óscar a la mejor dirección de fotografía, que fue a parar al español exiliado Néstor Almendros. Pero además de eso, la película presenta un indudable interés ferroviario, por lo que es añadido a mi colección sobre el ferrocarril en la historia del cine.

Comenzaremos nuestra historia en las regiones industriales del norte de los Estados Unidos, donde no faltan motivos ferroviarios entre las grandes industrias metalúrgicas.

Comenzaremos nuestra historia en las regiones industriales del norte de los Estados Unidos, donde no faltan motivos ferroviarios entre las grandes industrias metalúrgicas.

Pero pronto nos trasladaremos con un tren de obras hacia las praderas tejanas.

Pero pronto nos trasladaremos con un tren de obras hacia las praderas tejanas.

Argumento

Estamos en la segunda década del siglo XX, en 191… lo que sea.  Bill (Richard Gere) se ve obligado a dejar su trabajo en una industria, y con su novia Abby (Brooke Adams) y su hermana Linda (Linda Manz), se trasladan a las plantaciones de cereales de Tejas, donde serán contratados para la temporada de la cosecha. BillAbby se harán pasar por hermanos para evitar problemas. El terrateniente (Sam Shepard) se fijará en la chica, y ambos amantes, en la creencia de que el granjero está gravemente enfermo y morirá pronto, deciden dejar que corteje a Abby y al final se case con ella. Pero la estrategia mostrará debilidades que complicarán la historia.

No hay lujos para los trabajadores, jornaleros, de principios del siglo XX. Viajan sobre el tejado de los vagones ferroviarios.

No hay lujos para los trabajadores, jornaleros, de principios del siglo XX. Viajan sobre el tejado de los vagones ferroviarios.

Aunque a los dos amantes protagonistas de la película no parece importarles. Son felices cuando están juntos.

Aunque a los dos amantes protagonistas de la película no parece importarles. Son felices cuando están juntos.

Interés ferroviario

Las enormes extensiones de los Estados Unidos hicieron que el ferrocarril fuera un elemento fundamental para el desarrollo del país. Tanto para acercar y distribuir a las gentes por todo el territorio como para evacuar las materias primas y las mercancías hacia los centros de consumo y hacia los puertos para la exportación. Veremos por lo tanto llegar a los jornaleros subidos a los vagones de un tren de obra. Veremos los silos de grano junto a la vía para cargar los trenes con el cereal. Veremos incluso un tren presidencial, utilizado por Woodrow Wilson para recorrer el país. Veremos también hacia el final de la película a los soldados norteamericanos montar en los trenes que se dirigen a los puertos donde embarcaron para la guerra en Europa.

Todo esto está muy bien salvo,… que la película se rodó en Canadá, en la provincia de Alberta. Bien es cierto que el papel que desarrollaron los ferrocarriles para el avance de la sociedad canadiense fue similar. Pero incluso los vagones de los trenes que vemos, se ven en ocasiones señalados con la siglas CPCanadian Pacific. Cuestión menor, ya que la verosimilitud de la película no se ve afectada en líneas generales por este hecho.

El tren de obras, por supuesto con tracción de vapor, incluye una poderosa grúa para los trabajos pesados.

El tren de obras, por supuesto con tracción de vapor, incluye una poderosa grúa para los trabajos pesados.

El último tramo, desde la línea ferroviaria a la hacienda, lo harán los jornaleros caminando o en carretas.

El último tramo, desde la línea ferroviaria a la hacienda, lo harán los jornaleros caminando o en carretas.

Interés cinematográfico

Aunque celebrada por la crítica, apenas tuvo éxito comercial en su momento. Las películas de Malick no son de fácil digestión. Con frecuencia están llenas de metáforas, de simbolismos que no siempre son evidentes. Tienen siempre un tono poético independientemente de la trama argumental. A pesar de que parece un drama romántico, con el típico triángulo amoroso, lo cierto es que la película tiene mucho de reflexión moral. Las diferencias sociales y económicas de la muy liberal Norteamérica de principios de siglo XX, la pobreza mezclada con el deseo de libertad, provocan decisiones éticas difíciles de juzgar desde otros puntos de vista. Pero no desdeñemos la parte romántica de la película. Los sentimientos confusos y los celos van a condicionar el desarrollo de la trama.

Evidentemente, uno de los grandes atributos de la película es la fotografía de Almendros. Formado con prestigiosos directores de la nouvelle vague, partidario acérrimo de la luz natural, de la fotografía sin artificios, la iluminación de la película, influenciada por el estudio de grandes pintores de todas las épocas es de un virtuosismo que ya por sí misma justifica la visualización del filme.

Desde luego, no hace falta decir que le pongo una nota alta, le pongo 4 estrellas: **** (aunque tendiendo a cinco, quizá la interpretación me parece que no está del todo a la altura del resto del filme).

Los protagonistas salen a la línea ferroviaria para asistir al paso del tren presidencial, con Woodrow Wilson recorriendo el país.

Los protagonistas salen a la línea ferroviaria para asistir al paso del tren presidencial, con Woodrow Wilson recorriendo el país.

Una plaga de langosta, magníficamente filmada, marcará el punto crítico para el desenlace del filme, en el que se deshará el triángulo amoroso, triángulo rectángulo ya que afecta a los amores de dos catetos hacia una única hipotenusa.

Una plaga de langosta, magníficamente filmada, marcará el punto crítico para el desenlace del filme, en el que se deshará el triángulo amoroso, triángulo rectángulo ya que afecta a los amores de dos catetos hacia una única hipotenusa.

El final de la película también tiene un sabor ferroviario, con la joven Linda caminando con una amiga por las vías alejándose hacia un futuro indefinido y, probablemente, imperfecto.

El final de la película también tiene un sabor ferroviario, con la joven Linda caminando con una amiga por las vías alejándose hacia un futuro indefinido y, probablemente, imperfecto.