Anna Karenina

Un clásico de la literatura varias veces llevado al cine

Adaptar al cine un clásico de la literatura siempre es un riesgo. Si además este clásico es de León Tolstoi, todavía lo es más. No contentos con esto, se quiere afrontar un tema como el de Anna Karenina, la contraposición que nos ofrece el literato ruso entre la vida sencilla del terrateniente campesino frente a la nobleza cosmopolita de las grandes ciudades, y la tarea se vuelve titánica. No obstante, el cine y la televisión lo han intentado en no menos de 26 ocasiones, como lo podemos comprobar en la Internet Movie Database.

Sin embargo, pocas veces se ha interesado la cámara por las inquietudes del bueno de Levin. El motivo principal de las adaptaciones cinematográficas deAnna Karenina ha sido siempre los amores prohibidos entre Anna y el príncipe Vronsky.

El referente por excelencia del personaje siempre será la divina, Greta Garbo. En dos ocasiones representó este papel en la gran pantalla. En la primera ocasión, en 1927 en una película muda. Con John Gilbert en el papel de Vronsky, la película se tituló Love, lo que da una idea del objetivo de sus realizadores y productores. Se llegaron a filmar dos finales, el original Tolstoi, y un final feliz para no contrariar a los espectadores. Posteriormente, y con el sonoro dominando el mundo cinematográfico, en 1935 rodó la versión que se considera como la referencia para las demás. En ella encontramos a Frederic March como Vronsky, Basil Rathbone como Karenin o Maureen O’Sullivan (la tradicional Sra. de Tarzán) como la modosita Kitty.

En fechas más recientes, en 1997, hemos podido ver una nueva versión, realizada para mayor gloria de la belleza de la actriz francesa Sophie Marceau. Con Sean Bean en el papel de Vronsky, la película es un derroche de medios, pero resulta fría y un tanto pretenciosa. En general, fallida.

¿Y el ferrocarril?, ¿qué pinta en todo esto?. Todo.

En pleno siglo XIX, y con Europa convulsionada por la revolución industrial, el ferrocarril es el elemento que permite a los protagonistas de esta historia los “rápidos” desplazamientos entre Moscú, San Petersburgo y la campiña rusa que exige la acción

Pero no queda ahí todo. Tres momentos claves de la historia tiene que ver con el ferrocarril:

El momento en que un obrero del ferrocarril es atrapado entre dos vagones, escena observada por Anna, no siempre trasladado a la pantalla.

El reencuentro entre Anna y Vronsky en la “parada y fonda” del tren camino de San Petersburgo y en la que el príncipe declara su amor a la bella aristócrata.

El final de la historia… que no desvelaremos por si alguien quiere mantener el misterio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: