La deuda (2011)

The Debt

La nueva versión que de una película israelí de hace unos años se ha realizado para su cómoda digestión por el mundo occidental presenta una trama de espionaje que transcurre en buena parte del metraje del filme en el Berlín oriental de los años 60, en lo más caliente de la guerra fría. Y nos muestra un fenómeno que se dio en aquel momento, el de las estaciones fantasmas del metro y los trenes de cercanías berlineses, aunque de una forma más bien poco rigurosa. En cualquier caso, le daremos un repaso.

Rachel (Jessica Chastain) entra en Berlín oriental por uno de los puntos de control, convenientemente camuflada como una alemana de origen húngaro que vivió un tiempo en Argentina.

Sinopsis

Estamos en Israel, en 1997, y la hija de Rachel (Helen Mirren/Jessica Chastain), una antigua agente del Mossad, presenta un libro que cuenta la historia de su madre, su padre Stephan(Tom Wilkinson/Marton Csokas) y un tercer agente israelí, cuando acabaron con un criminal médico nazi (Jesper Christensen) en el Berlín oriental de la guerra fría en los años 60. Al mismo tiempo, el tercer agente, David (Ciarán Hinds/Sam Worthington), tras años desaparecido por el mundo, vuelve a Israel con una noticia que turbará las vidas de Rachel y Stephan. Esto provocará en Rachel los recuerdos de cómo fue realmente aquella operación y cuáles fueron sus consecuencias para sus vidas.

No falta en la película el inefable triángulo amoroso; David (Sam Worthington) expresa sus sentimientos por Rachel en su escondite berlinés.

Pero la cosa no terminará aquí, porque 30 años después de que Rachel abandone el servicio activo, el pasado les saldrá al encuentro de nuevo, y tendrán que retomar la tarea con las cosas que dejaron pendientes en aquellas semanas en Berlín.

De lo mejor en la película es el malvado doctor nazi, manipulador y sin escrúpulos hasta el final.

Interés ferroviario

Se denomina estación fantasma en el argot ferroviario a aquellas estaciones de ferrocarril que estando junto a una línea en activo se encuentran en desuso, no admitiendo actividad alguna de pasajeros o mercancía, ni la parada habitual de los trenes que la atraviesan. En la mayor parte de las líneas ferroviarias, las estaciones fantasma están ahí por la conveniencia del operador ferroviario que no las considera necesarias, útiles o rentables. En el imaginario popular, se asocian predominantemente a las estaciones en desuso de los ferrocarriles metropolitanos (metros), vestigios de líneas pasadas que en ocasiones se entrevén en la oscuridad desde los trenes que las atraviesan.

Pero durante la guerra fría, se dio un caso especial de estaciones fantasma. Se trataba de aquellas estaciones situadas en el Berlín oriental pero que eran atravesadas por las líneas de metro (U-bahn) o cercanías (S-bahn) que daban servicio a los sectores occidentales de la actual capital alemana. Fuertemente vigiladas, no permitían la parada habitual de los trenes, ni que los viajeros montasen o se apeasen de los mismos. Algunas estaban muy céntricas, como por ejemplo, Unter den Linden. También hubo estaciones con circulación restringida en determinadas zonas para los ciudadanos de las distintas zonas, como pudo ser Friedrichstrasse, o inaccesibles para los orientales y accesibles para los occidentales, como pudo ser Wollankstrasse.

En la trama de la película, los agentes del Mossad pretenden secuestrar al antiguo médico nazi, y mediante una parada no programada de un tren en una estación fantasma, aprovechar para subir el prisionero al tren, burlando la vigilancia, y escapar de este modo al Berlín occidental donde les esperaría un avión en Tempelhof para llevarles a Israel. La cosa está bien pensada, y funciona argumentalmente, lo reconozco. Pero sin embargo, no es precisa históricamente hablando. Las estaciones fantasma del Berlín oriental eran subterráneas, por lo que su acceso, muy vigilado, era más que complicado. Así como la capacidad de maniobrar en ellas. También hubo alguna elevada, que tampoco hubiera facilitado las cosas. Friedrichstrasse, que era de uso mixto, está elevada. Y la elegida para la película, Wollankstrasse, presenta unas características muy distintas a las descritas en la película. Accesible sin mayor problema desde el lado occidental, un muro impedía el acceso por el oriental. Por lo demás estaba en uso.

Los dos agentes del Mossad aprovechan el paso de los trenes por la supuesta estación de Wollankstrasse para abrir un agujero en la verja sin ser vistos u oídos por los guardias de la DDR.

Las localizaciones de la película para el rodaje de las escenas que representan al viejo Berlín orientales se encuentran en Budapest, y evidentemente los trenes que aparecen en las escenas ferroviarias no se parecen ni por asomo a los S-bahn que podríamos esperar en el auténtico Berlín, tratándose de composiciones propias de los ferrocarriles húngaros.

Interés cinematográfico

Película entretenida pese a sus “errores ferroviarios”. Basada sobretodo en el trabajo de los actores y actrices que interpretan en los distintos momentos del tiempo a los personajes protagonistas, es una buena opción para pasar una tarde sin mayor problema. Sin embargo, es una película a la que le falta un poco de alma. Me resulta un poco fría, teniendo en cuenta las múltiples emociones puestas en juego. El deseo de venganza, el amor, la pasión, el odio, los recuerdos terribles… no sé. Le falta algo a esas interpretaciones.

Aunque los nombres más notables del reparto corresponden a los intérpretes que dan vida a los personajes en sus edades maduras, como Helen Mirren y Tom Wilkinson en la imagen, el peso de la acción lo llevan los actores más jóvenes.

En fin, que está dentro de las películas razonablemente recomendables, y yo le pongo 3 estrellas: ***.

Si quieres, puedes mandarme un comentario (correo electrónico).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: