Kiseki – Milagro (2011)

Kiseki

Llega con dos años de retraso a la cartelera española. Si no fuera porque ando con más tiempo en estos días se me hubiera escapado. Y afortunadamente, no ha sido así, como veréis.  En este caso, cine japonés en versión original, en la cartelera aparece como Kiseki – Milagro, del director Hirokazu Koreeda, director bastante celebrado, aunque yo no había tenido la oportunidad de ver ninguna de sus películas. A veces su apellido aparece como Kore-eda. Y con tema ferroviario de fondo.

El grupo de niños que protagonizan la historia, con los dos hemanos en el centro.

El grupo de niños que protagonizan la historia, con los dos hemanos en el centro.

Argumento

Esto va de la historia de dos hermanos que viven separados tras el divorcio de sus padres. El mayor, de unos doce años, Koichi (Koki Maeda), vive con su madre y sus abuelos en Kagoshima, a la vista del Sakura-jima, volcán en erupción, y comparte su pesar por la situación familiar con dos de sus amigos del colegio. El menor, de unos diez años, Ryunosuke (Ohshirô Maeda), vive con su padre, músico de rock, en Fukuoka, a casi trescientos kilómetros. Echa de menos también a su hermano, pero está más adaptado a la situación. También se divierte con algun amigo y amigas del colegio. Van a inaugurar la línea Shinkansen que unirá ambas ciudades, y según uno de los amigos de Koichi, si coincides en el lugar donde se cruzan los trenes a medio camino entre sus recorridos y pides un deseo, este se cumplirá. Ambos grupos de niños buscarán la forma de financiarse el viaje hasta Kumamoto, donde se cruzan los trenes. Todos quieren que se cumplan sus deseos. Ser actriz, dibujar bien, que no se muera su mascota, casarse con la simpática bibliotecaria del colegio (o en su defecto con la enfermera, también muy simpática y guapa), correr más,… que la familia se reuna de nuevo para estar los cuatro juntos.

Uno de los grupos de niños se apresura para ir a la estación a coger el tren que los reunirá con el otro grupo.

Uno de los grupos de niños se apresura para ir a la estación a coger el tren que los reunirá con el otro grupo.

El grupo de niños se asoma para ver el paso de los trenes bala.

El grupo de niños se asoma para ver el paso de los trenes bala.

Los dos hermanos, en la estación cerca de Kumamoto, arreglan sus asunto y llegan a acuerdos.

Los dos hermanos, en la estación cerca de Kumamoto, arreglan sus asunto y llegan a acuerdos.

Interés ferroviario

Japón fue el país pionero de la alta velocidad ferroviaria con la inauguración en 1964 de la Tokaido Shinkansen. En occidente se cree que Shinkansen significa “tren bala”. No es así. Es el nombre de la línea ferroviaria y no de los trenes. Y significa “gran línea troncal”. Esencialmente, la idea es que la red Shinkansen ejerza su misión de comunicación rápida, de alta velocidad, con servicios entre grandes ciudades, mientras de estas se ramifican líneas de servicios regionales y cercanías, generalmente de vía de ancho métrico aunque hay de todo, que comunican los grandes núcleos urbanos con otros más pequeños y las zonas rurales. Las líneas Shinkansen tienen básicamente un despliegue norte-sur, siguiendo la dirección del archipiélago japonés.

En la película se nos presenta el desarrollo e inauguración de la Kyushu Shinkansen que circula entre las estaciones de Fukuoka-HakataKagoshima-Chūō. Casualmente las dos ciudades donde viven los dos hermanos protagonistas de la historia. Es una extensión de la Sanyo Shinkansen, que enlaza hasta Osaka. Las líneas Shinkansen se construyen con abundancia de túneles y viaductos elevados para permitir el mantenimiento constante de las altas velocidades. Y esto causará problemas a los niños protagonistas de la historia.

La elevación de la línea Shinkansen sobre el terreno supone un problema para los niños; no pueden ver el paso de los trenes desde su nivel en el suelo.

La elevación de la línea Shinkansen sobre el terreno supone un problema para los niños; no pueden ver el paso de los trenes desde su nivel en el suelo.

Con la ayuda de dos simpáticos ancianos, encuentran un lugar elevado a la salida de un túnel para poder contemplar si hay suerte el cruce.

Con la ayuda de dos simpáticos ancianos, encuentran un lugar elevado a la salida de un túnel para poder contemplar si hay suerte el cruce.

Es el momento elegido para que se produzca el milagro (kiseki, en japonés).

Es el momento elegido para que se produzca el milagro (kiseki, en japonés).

Pero no todo el interés ferroviario de la película está en las líneas de alta velocidad, sino que también las líneas secundarias y las líneas regionales y de cercanías tienen su momento de protagonismo. Uno de los hitos de la película es cuando los niños consiguen el dinero para coger los trenes que les llevarán hasta el punto medio de la línea, donde se cruzan los trenes, en Kumamoto. Y no falta también la vista de algunos de los tranvías de Kagoshima, que también deleitará a los aficionados al ferrocarril.

En este paso a nivel, uno de los amiguitos del hermano mayor comenta el "milagro" que se produce al observar el cruce de los trenes Shinkansen.

En este paso a nivel, uno de los amiguitos del hermano mayor comenta el “milagro” que se produce al observar el cruce de los trenes Shinkansen.

Los niños se trasladan a los alrededores de Kumamoto en los trenes regionales.

Los niños se trasladan a los alrededores de Kumamoto en los trenes regionales.

Cruzando un paso a nivel, buscando un sitio donde observar el cruce de trenes, se les hecha la noche encima.

Cruzando un paso a nivel, buscando un sitio donde observar el cruce de trenes, se les hecha la noche encima.

La madre de los niños también tiene que lidiar con sus propios problemas; aquí la vemos esperar la llegada de uno de los coloridos tranvías japoneses.

La madre de los niños también tiene que lidiar con sus propios problemas; aquí la vemos esperar la llegada de uno de los coloridos tranvías japoneses.

Interés cinematográfico

Estamos ante una historia de buen rollo, que te pone de buen humor, optimista, aunque realista. Disfrutas con las aventuras de los niños, aprendes a conocer algo mejor el Japón cotidiano, lo que pasa en el día a día de la gente corriente, de sus problemas, de sus inquietudes, pero siempre dentro de lo posible. Los “milagros” a los que a la larga se refiere el título de la película no son tanto los milagros espectaculares que esperamos a veces en la vida, sino lo que son resultado del esfuerzo, las relaciones y la actitud positiva. En general, es una película entrañable y muy divertida, aunque peca quizá de un metraje algo largo, para una historia que tampoco tiene mucho más de lo que he contado en el resumen argumental del párrafo anterior. Pero tampoco se hace incómoda, ni mucho menos.

Las interpretaciones están muy bien. Por supuesto, la gracia está en los niños, que son muy espontáneos y muy salados. Pero los papeles secundarios de los adultos aportan estos tonos de pequeños o grandes dramas que nos enlazan con la realidad cotidiana. Los problemas de pareja, la jubilación, las dificultades en la enseñanza, la dificultad de convertir los sueños de la juventud en realidades,… Y todos lo hacen bien. No menciono los nombres de los intérpretes porque son muchos, y difícilmente recordables con sus nombres japoneses, pero en IMDb los encontramos todos. En cualquier caso, mención especial para los dos niños protagonistas, hermanos en la vida real, que saben transmitir sus auténticas personalidades, reflexiva y preocupada del mayor, vital, alegre, despreocupada pero muy afectiva del menor.

Un película muy recomendable a la que yo califico con cuatro estrellas: ****.

Los niños de Kagoshima de regreso en el tren regional o de cercanías, observan en la distancia los viaductos elevados del Shinkansen.

Los niños de Kagoshima de regreso en el tren regional o de cercanías, observan en la distancia los viaductos elevados del Shinkansen.

Las dos encantadoras niñas amigas del más joven de los hermanos conversan en el tren de regreso a Fukuoka.

Las dos encantadoras niñas amigas del más joven de los hermanos conversan en el tren de regreso a Fukuoka.

Una de ellas, cuyo mayor deseo es dibujar bien, representa la experiencia del tren de alta velocidad sobre el viaducto.

Una de ellas, cuyo mayor deseo es dibujar bien, representa la experiencia del tren de alta velocidad sobre el viaducto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: