Tomates verdes fritos (1991)

Fried Green Tomatoes

Me resulta relativamente extraño que esta película dirigida por Jon Avnet no haya aparecido antes en mi lista de películas sobre el ferrocarril en la historia del cine. Porque indudablemente el ferrocarril tiene un papel esencial en las vidas de las protagonistas de este drama optimista, con tonos de comedia, basado en la novela título similiar, Fried Green Tomatoes at the Whistle Stop Cafe, de Fannie Flagg. Así que os paso a comentar esta interesante película.

Evelyn (Bates) y Ninny (Tandy) forjarán su amistad en la madurez, a través de la cual conoceremos el conjunto de la historia, y asistiremos a la trasformación de la mojigata e insatisfecha Evelyn.

Argumento

La película transcurre en dos momentos temporales. Por un lado, en los tiempos modernos, nos encontramos a Evelyn Couch (Kathy Bates), una infeliz ama de casa que junto con su marido Ed (Gailard Sartain) acude a una residencia a visitar periódicamente a una pariente. Allí conoce a una encantadora anciana Ninny (Jessica Tandy) con quien hace amistad y que le irá contando las historias de su juventud en el ahora abandonada población de Whistle Stop. Lo de stop viene por que el lugar se encuentra junto a la vía ferrea por la que pasaban abundantes trenes que eventualmente hacían parada en el lugar. En aquel lugar, en tiempos de la gran recesión de los años 30, vivía Idgie (Mary Stuart Masterson), una animosa y aventurera adolescente, que vivía feliz hasta que su hermano Buddy (Chris O’Donnell) a quien idolatraba es arrollado por un tren y muerto, lo cual hace que se retraiga del mundo y de las interacciones sociales. Esto es así hasta que Ruth (Mary-Louise Parker) la que fue novia de Buddy interviene y ambas forjan una gran amistad. Amistad que se ve en peligro cuando Ruth se casa con Frank Bennett (Nick Searcy) quien la maltratará. Huirá de él, y junto con Idgie regentará un café restaurante cuyas especialidades serán los tomates verdes fritos y las excelentes barbacoas. Pero Frank no dejará de ser una amenaza para las chicas, hasta que un día desaparecerá.

Idgie (Masterson) y Ruth (Parker) vivirán una historia de amistad en la película, aunque detrás de la cual siempre sospechemos que hay algo más que amistad, como queda más explícito, por lo que sé, en la novela de origen.

Interés ferroviario

Como ya hemos comentado, buena parte de la acción, en flashback, se desarrolla en una región rural, en Alabama, en el profundo sur. Un lugar peligroso para las mujeres con ansia de independencia y para las personas con la piel negra. Y allí asistimos al paso de los larguísimos trenes de mercancías que tradicionalmente han atravesado en el siglo XX los Estados Unidos. Durante la depresión, muchos de los vagones de estos trenes eran utilizados por las personas afectadas por el paro y la pobreza para desplazarse como polizontes de un lado a otro del país. En condiciones precarias, sin servicios higiénicos, sin agua ni comida, con el riesgo de ser cogidos por las fuerzas del orden o por los encargados del ferrocarril. Y en ese caso, en el mejor de los casos encarcelados, pero en muchas ocasiones simplemente apaleados. Asistiremos como algunas personas caritativas, en los lugares donde los trenes disminuían su velocidad, les suministraban comida y ropa. Un fenómeno que se ha visto en distintas películas.

Una de las escenas clave del filme, el momento en el que Buddy (O’Donnell) es arrollado por el tren, al quedar su pie atascado entre los raíles del ferrocarril. Y tenemos una bella imagen de cómo eran las líneas ferroviarias de antaño.

Interés cinematográfico

La película supuso una más que agradable sorpresa en aquel año 91. Recuerdo que fui a verla con un grupo de amigos, sin que tuviese referencias de la misma, ni buenas ni malas. Y que con ese título, no me atraía demasiado. Pero fue estupendo. Una ambientación magnífica en el profundo sur, unos personajes entrañables, un melodrama de los de siempre pero salpicado aquí y allí con tonos de humor, y excelentes interpretaciones, las de los personajes más jóvenes a cargo de intérpretes entonces muy poco conocidos, aunque hoy en día se han hecho mucho más populares. Es cierto que la película al parecer suaviza algunos de los temas peliagudos de la novela. En esta la relación entre las dos jóvenes protagonistas es de franco amor romántico, homosexual. Sin embargo, para muchos espectadores, la relación en el filme no pasa de ser una amistad cementada por el amor común al joven arrollado por el tren. En cualquier caso, una película altamente recomendable, a la que le tengo un especial cariño, y que no entiendo porque no había aparecido antes en esta colección.

Podemos reconocer en esta joven y llorosa Mary-Louise Parker a la cínica traficante de “maría” que la encumbraría 25 años más tarde como actriz televisiva. Sí, en gran medida por el excelente aspecto de la actriz a sus cuarenta y pico años.

Así pues sin duda una excelente película, a la que le otorgo 4 estrellas: ****.

Si quieres, puedes mandarme un comentario (correo electrónico).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: